Familia Padres

¿Cómo motivar el cambio en tus hijos? – I

padreehijo
Written by Todo Consejo

padreehijoMotivar a los hijos es una manera poderosa de cambiar su comportamiento.  Los padres deben tener cuidado de no negar la aceptación si un hijo no se comporta de acuerdo a sus expectativas.  Una relación saludable entre padre e hijo implica aceptar a los hijos por quienes son y no por lo que hacen.  La aceptación les provee las fuerzas y los deseos de cambiar.  La verdadera motivación debe provenir desde adentro de un hijo, no de presiones externas de parte de los padres.  Estas maneras restantes para motivar a los hijos son para que cada hijo pueda alcanzar todo su potencial y lograr sus propias metas.

Ayudar a los hijos a que elijan sus propias metas.

Una vez que comprendimos cuáles eran sus metas, también comprendimos por qué no estaban tan motivados en algunas esferas.  Una parte del amor hacia nuestros hijos es ayudarles a alcanzar sus metas, no imponerles las nuestras.  Si los presionamos con nuestras metas, la motivación que ellos sienten no durará, porque provendrá de una presión externa en lugar de ser una verdadera motivación que brote de dentro de si mismos.  Al tratar de ayudar a tus hijos a elegir sus metas, procura ponerlos en contacto con personas que hayan tenido éxito en las esferas en las cuales tus hijos demuestran interés.  Si están interesados en los animales y en la medicina, procura una entrevista para que pasen varias horas visitando y observando a un veterinario.  La fuerza motivadora generalmente es más poderosa si proviene de alguien fuera de la familia.

Ayudar a los hijos a que vean los resultados positivos de alcanzar sus propias metas y los resultados negativos de no alcanzarlas.

El propósito del entrenador era ayudar a sus jugadores a visualizar la derrota del equipo oponente.  La principal razón por la cual animamos a nuestros hijos a practicar deportes es porque

les puede ayudar con los rasgos de su carácter desarrollando paciencia, humildad, y aprendiendo a perder y a ganar con dignidad.

Recuerda el poder de la alabanza.

Si, como padre, tienes menos de un minuto por día para hablar con tus hijos, ¿qué les dirías? Los estudios muestran que los padres, en promedio, hablan con sus hijos menos de sesenta segundos por día, y la mayor parte de ese tiempo se dedica a señalar el comportamiento negativo.  Sin embargo, lo opuesto a la crítica es una de las fuerzas motivadoras más poderosas que está al alcance de los padres: la alabanza.  Puede utilizarse de muchas maneras.  Puedes darles una condecoración por el buen comportamiento.  Puedes tomarles una foto mientras hacen algo que realmente aprecias y luego ponerla en un álbum o colgarla en la pared para que todos la vean.  Como padres, podemos motivar a nuestros hijos a través de la alabanza.  En lugar de mencionarles las dos cosas que hicieron mal hoy, hablemos de las diez que hicieron bien.

Involucra a tus hijos en varias actividades.

El secreto es permitirle al hijo elegir lo que desea hacer.  Involucra a tus hijos en una variedad de actividades, luego observa cuidadosamente su respuesta e interés.  Espera hasta que ellos te pidan involucrarse, luego apóyales lo mejor que puedes.

Espera que tus hijos escojan el bien.

He aprendido que los hijos pueden percibir si tú esperas lo mejor de ellos o no.  Si sienten que pueden salir adelante haciendo menos de lo que pueden, generalmente no se esforzarán por alcanzar más que eso.  Si sienten que tú piensas que no pueden hacerlo mejor, es probable que desciendan a tu nivel de expectativa.  También he visto niños que se sienten muy motivados cuando se esperan grandes cosas de ellos.

Cree que tus hijos alcanzarán grandes logros.

La mayor parte de la gente sólo utiliza un 8% de su capacidad mental.  Esto me ayudó a darme cuenta de que somos capaces de hacer mucho más.  Muchos de nosotros nos limitamos porque no creemos que podemos lograr grandes cosas.  Nuestra capacidad mental es muy poderosa, pero desafortunadamente nos convencemos de que no podemos lograr cosas que son posibles.  Y les impedimos a nuestros hijos hacer cosas que podrían lograr.  Si les damos la oportunidad y el aliento necesarios, los hijos pueden alcanzar cosas increíbles.  Si tan sólo no nos fijáramos límites.  Dios nos ha creado a cada uno de nosotros con un tremendo potencial, y no deberíamos preocuparnos del nivel en que vamos a comenzar a hacer algo.  Como padres, debemos comunicarles a nuestros hijos que si desean intentar hacer algo, cuentan con nuestro apoyo, y que deben esforzarse por alcanzar sus metas.

Ayudarles a los hijos a desarrollar una autoimagen más positiva.

El pensar en forma positiva ayuda mucho a la motivación.  Cuanto menor sea la autoestima de una persona, menos intentará lograr metas.  Una autoimagen inferior afecta al niño virtualmente en todos los aspectos de su vida, en su manera de vestir, en su conversación, en sus expresiones faciales, en sus futuras posibilidades de empleo, inclusive en el futuro de su matrimonio.  En esencial que involucramos a nuestros hijos en por lo menos una actividad en la cual pueden tener éxito.  Cuanto más éxito tengan en distintas actividades, tanto más se elevará su autoestima.  Debemos ayudarles a lograr éxito en por lo menos una cosa.  Debemos encontrar una actividad que le interese, y luego hacerle saber que creemos en él que es capaz de lograr lo que se ha propuesto.

“Hago una pausa para decirte que si te esta siendo de ayuda este articulo, te ánimo a suscribirte en el cuadro de abajo que dice ¿Quieres Consejos? para recibir las ultimas actualizaciones de este blog. Si quieres hace una consulta, tienes preguntas o dudas, tal vez un consejo, haz clic aquí y envíamelo.”

Recompensa a tu hijo.

Las recompensas tienen la particularidad de motivar y cambiar el comportamiento, y son muy efectivas en el caso de los niños pequeños.  Debemos tener mucho cuidado de que los niños no aprenden a esperar recompensas cada vez que logran algo, como en el caso de las tareas rutinarias de la casa.  Los niños necesitan saber que ellos son parte de la familia, y que todos deben trabajar juntos para hacer las cosas de la casa, sin esperar recompensa.

Utiliza el viejo principio de: “Tú no puedes hacerlo, ¿no es verdad?”

¿Qué sucede cuando alguien te dice “Probablemente no tengas tiempo para hacer esto”, o “Tú no puedes hacerlo, así que buscaré a otra persona para que lo haga”? Si eres como yo, estas afirmaciones te molestarán, por lo tanto darás un salto y echarás manos a la obra.  Si se usa con una persona que posee una baja autoestima, o con alguien que tiene problemas para creer en si mismo, lo único que lograremos es desanimarlo más, o hacer que se dé por vencido.

Si te fue de ayuda este articulo te animo a dar tus comentarios en la parte de abajo y también a visitar mi otro blog: rogerpuma.wordpress.com

Opt In Image
¿Quieres Consejos?
Su vida nos importa y podríamos conocerlo mejor

Conociéndole mejor podremos recomendarle material de ayuda para su vida y la de su familia. Le solicitamos tomar unos segundos para llenar el formulario de datos personales.. Suscribete para recibir "Consejos"

About the author

Todo Consejo

Deja un comentario

Recibe Consejo

Suscribete Gratis

* Importante