Familia Matrimonio Superacion Personal

¿Cómo reaccionar con Tranquilidad?

Reaccion con tranquilidad
Written by Todo Consejo

Reaccionar con tranquilidad cuando hay desacuerdos, si necesita saber cómo recuerde lo siguiente: “Nunca use un martillo para matar la mosca parada en la cabeza del otro”. Este artículo nos ayudará a reaccionar correctamente cuando tengamos diferencias con algunas personas.

Mi esposa Margaret y yo después de casarnos, como  la mayoría de personas empezamos a tener desacuerdos. Como la mayoría de la gente, yo pensaba que tenía la razón casi todo el tiempo y se lo hacía saber a Margaret. Siempre he sido bueno para hablar, y como puedo ser muy persuasivo, utilice mis habilidades para ganar las discusiones. Nunca alzamos la voz, ni nos gritamos el uno al otro. El problema era que con mi método, Margaret siempre salía perdiendo. Y sin darme cuenta le estaba haciendo daños emocionales a Margaret.  Un dia ella hizo que me sentara y me explico lo que sentía cada vez que discutíamos y explico lo que le estaba haciendo a nuestra relación. Fue la primera vez que entendí que había puesto mi prioridad de ganar las discusiones por encima de ganarme la relación con mi esposa. Desde aquel momento siempre que entro en conflicto hago un esfuerzo para iniciar la conexión.

Debido a sus personalidades algunas personas están más inclinadas a usar un martillo, aun cuando otra herramienta más tersa puede hacer mejor el trabajo.

Consejos para reaccionar con tranquilidad

  1. Toda la información
    • ¿Salta usted a conclusiones mucho ants de que terminen de presentarle un problema dado? Esto sucede con frecuencia a los que tienen personalidad fuerte. Por eso aprendi a: Escuchar / Hacer preguntas / Volver a escuchar / Hacer mas preguntas / Escuchar un poco mas Y por ultimo Responder
    • He descubierto que si me detengo lo suficiente tengo mayor probabilidad de dar espuestas pacientes y apropiadas.
  2. Tiempo oportuno
    • Si un padre no se apresura en llevar a su hijo accidentado al hospital, puede costarle la vida. Si usted no se disculpa con alguien tras haberle ofendido, se arriesga a perder la relación.
    • Actuar en determinado momento es tan importante como emprender la acción correcta. Incluso es importante discernir cuando no se debe actuar.
    • Me parece que la causa más común de la inoportunidad en las relaciones son los motivos egoístas, si tiene hijos pequeños puede comprenderlo. Por esa razón cuando nos molestamos por detalles menores, nuestro objetivo número uno debe ser dejar a un lado nuestra agenda personal y construir la relación. Si ha examinado sus motivos y tiene certeza que son buenos, necesita hacer dos preguntas para determinar si sus acciones son oportunas.
      • En primer lugar ¿Me he preparado bien para confrontar?
      • La segunda es más difícil: ¿Esta la otra persona preparada para oírme?
    • Si ha cimentado una buena base relacional y no se encuentra en el ardor de la batalla la respuesta puede ser afirmativa.
  3. Tono
    • A veces la gente responde a nuestras actitudes y acciones más que a nuestras palabras. Muchos conflictos por cosas insignificantes ocurren porque la gente usa un tono de voz incorrecto.
    • Recuerde la blanda respuesta, quita la ira dice Proverbios.
  4. Temperatura
    • Con el ánimo exaltado mucha gente prefiere lanzar una bomba aunque usar una honda inofensiva pueda ser suficiente. El tamaño del problema original muchas veces cambia dependiendo de cómo se maneje.
    • Si la reacción es peor que la acción, el problema se empeora
    • Si la reacción es menor que la acción, el problema tiene a resolverse, o por lo menos queda igual.

Cada vez que permitimos que algo pequeño genere una reacción grande (que dure más de treinta segundos), lo que estamos haciendo es usar el martillo.

Mi esposa Margaret y yo siempre nos ayudamos mutuamente en este asunto. Cuando nuestros dos hijos eran más pequeños y todavía Vivian en casa, usábamos una estrategia para confrontarlos cada vez que fuera necesario. Nos sentábamos lado a lado en el sofá, tomados de la mana mientras hablábamos con los niños. Si uno de nosotros empezaba a acalorarse 0 a reaccionar de forma exagerada, el otro apretaba suavemente su mana como una advertencia. Esto previno durante muchos años que les «martilláramos» verbal mente y nos ayudo a abordar cada situación de una forma más apropiada, ¡aunque nos dejó algunos moretones en las manos!

Antes de continuar seguir leyendo este articulo te recomendamos estos articulos relacionados para leerlos después:

Consejos para tener un toque suave con la gente

Algunos creen que un martillo sirve para cualquier trabajo y para todas las cosas se podría decir que su forma de ver la vida es “yunque y martillo”. He visto esta actitud sobre todo en los que se proponen alcanzar muchos logros en la vida. Cada vez que enfocan su atención en algo, invierten sus esfuerzos y energía.

La gente requiere un trato más complejo delicado. Si usted desea tener un toque más suave con la gente considere estos consejos:
Deje el pasado en el pasado.

Resuelva los problemas a medida que ocurran, y después de hacerlo no vuelva a traerlo a colación. Si lo hace está tratando a la otra persona como un clavo.

Pregúntese: ¿es mi reacción parte del problema?

Cuando la reacción de una persona es más grande que el problema, la reacción tiene que ver con algo aparte del problema. No empeore las cosas con reacciones exageradas.

No olvide que las acciones se recuerdan mucho tiempo después que las palabras han sido olvidadas.

La manera como usted trata a la gente permanecerá con ellos mucho más tiempo que las palabras específicas que usted le dijo. Actúe conforme a este principio.

Nunca permita que la situación importe más que la relación.

Creo que si no hubiera hecho de mi relación con Margaret una prioridad por encima de tener siempre la razón, tal vez no estaríamos hoy casados. Las relaciones se basan en el fortalecimiento de las relaciones mutuas. Cuanto más importante sea la relación para cada uno, más fuerte serán los vínculos.

Trate a sus seres queridos con amor incondicional.

Hablamos de otros porque no amamos como es debido. Cuando uno ama no critica al ser amado. Si le amamos sus fallas nos dueles, y no anunciamos sus pecados más que los nuestros.

Admita las ofensas y pida perdón.

Admitir que usted se ha equivocado y pedir perdón puede cubrir  una multitud de pecados. El problema con la mayoría de personas que usan el martillo todo el tiempo es que tal vez no saben que lo hacen.

Deje que otros sostengan el espejo y le digan que es lo que ven. Si no les cree, pida el mismo favor a sus familiares y amigos más cercanos. Si lo hace descubrirá si trata o no a los demás como personas o clavos. Si hace lo segundo, haga cambios con urgencia.

Fuente: John Maxwell – ¿Cómo ganarse a la gente?

About the author

Todo Consejo

Deja un comentario

Recibe Consejo

Suscribete Gratis

* Importante