Familia Padres

Desarrolla en tus hijos el respeto por los Padres

hijos burlándose de su padre imagen en TodoConsejo.Com
Written by Todo Consejo
hijos burlándose de su padre imagen en TodoConsejo.Com

Hijos rebelde no respeta a su padre y se burla de él.

Es muy importante que el niño aprenda a respetar a sus padres —no para satisfacer sus egos sino porque su relación con ellos provee las bases para su futura actitud hacia todas las otras personas. Su concepto sobre la autoridad de los padres será la clave de su actitud hacia la autoridad escolar, los oficiales de la ley, empleadores y otros con quienes él eventualmente vivirá o trabajará. La relación padre-hijo es la primera y más importante interacción social que tendrá el niño, y los problemas y situaciones experimentados allí a menudo pueden aparecer más tarde en la vida.

El respeto por los padres debe ser mantenido por otra razón igualmente importante. Si usted quiere que su hijo acepte sus valores cuando alcance su adolescencia, usted debe ser digno de su respeto en los primeros años del niño. Cuando un niño puede desafiar a sus padres exitosamente durante sus primeros quince años, riéndose en sus caras y enfrentando tercamente su autoridad, desarrolla un desprecio natural por ellos.

«¡Esos viejos tontos de mamá y papá! Los puedo manejar con mi pequeño dedo. Seguro que me aman, pero realmente pienso que me tienen miedo». Un niño puede que no use estas palabras, pero las siente cada vez que vence a sus mayores y gana las confrontaciones y las batallas. Más adelante, fácilmente demostrará su irrespetuosidad en formas más enérgicas. Viendo a sus padres como indignos de respeto, él puede muy bien rechazar cada vestigio de su filosofía y fe.

Este factor es también de vital importancia en padres cristianos que deseen transmitir su amor por Jesucristo a sus hijos e hijas. ¿Por qué? Porque sus pequeños niños típicamente identifican a sus progenitores …especialmente sus padres …con Dios. Por lo tanto, si papá o mamá no son dignos de respeto, entonces tampoco lo serán su moral, su país, sus valores y creencias, ni aún su fe religiosa.

Cuando nuestro hijo tenía dos años, me sorprendió saber que en su mente me identificaba de cerca con Dios. Ryan nos había visto a su madre y a mí orar antes de cada comida, pero nunca le habíamos pedido a él que diera la acción de gracias. Cierto día, cuando yo estaba fuera de la ciudad en un viaje de trabajo, mi esposa Shirley se volvió espontáneamente hacia el pequeño y le preguntó si quería decir la oración antes de comer. La invitación lo sorprendió, pero juntó sus pequeñas manos, inclinó su cabeza, y dijo: «Te quiero mucho papito. Amén».

Cuando volví a casa y Shirley me contó lo que había pasado, el relato me incomodó. No me había dado cuenta de hasta qué punto Ryan me identificaba a mí con su «Padre celestial». Ni siquiera estaba seguro de querer asumir esa función. Era un trabajo demasiado pesado, y no quería tomar esa responsabilidad. Pero no tenía opción, y usted tampoco la tiene. Dios nos ha dado la tarea de representarlo durante los años formativos de la paternidad.

Por eso es tan fundamental que pongamos a nuestros niños en contacto con los rasgos predominantes de Dios: su profundo amor y su justicia. Si amamos a nuestros niños pero les permitimos que nos traten irrespetuosamente y sin consideración, habremos distorsionado su comprensión del Padre.

Por otro lado, si ejercemos una disciplina rígida sin mostrar amor, habremos empujado la balanza en la otra dirección. Lo que les enseñamos a nuestros hijos acerca del Señor es una función, hasta cierto punto, del ejemplo que les damos de amor y disciplina en nuestra relación con ellos. Asusta ¿verdad?

Fuente:

Apuntes Pastorales por el Dr. James C. Dobson

Quizá te Interese:


About the author

Todo Consejo

Deja un comentario

Recibe Consejo

Suscribete Gratis

* Importante