Matrimonio

No Maltrates tu misma Carne

mujer_maltrato
Written by Todo Consejo


En su voluntad Dios te dice que te aparte de fornicación. Tu esposa no solo es para el sexo. Dios los unio un una sola carne, por eso tratale bien.

Dios te ha dado a una esposa para tratarle en santidad y honor, no en pasión de concupiscencia, es decir no solamente para satisfacer sus deseos sexuales en forma egoísta.

Tu esposa no es un objeto sexual, es una persona a la imagen de Dios y debes tratarla en honor.

Cuando Dios te dio a tu esposa te dio gracia, porque tu no lo merecías, dale gracias a Dios por su gracia.

1Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más. 2Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 3pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; 5no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 6que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 7Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 8Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

9Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros; 10y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más; 11y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, 12a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada.

About the author

Todo Consejo

Deja un comentario

Recibe Consejo

Suscribete Gratis

* Importante